Número reales: Explicación para niños

Los números reales constituyen uno de los pilares fundamentales de las matemáticas, siendo una parte esencial de nuestra comprensión del mundo que nos rodea. En su esencia más básica, los números reales comprenden una amplia gama de valores numéricos que incluyen tanto los números enteros como los números decimales. Esto abarca desde los números positivos y negativos o los números irracionales, como √2 o pi (π), los cuáles no pueden expresarse como fracciones simples. Esta diversidad de valores permite que los números reales sean extremadamente versátiles y aplicables a una amplia variedad de situaciones.

En este artículo, hablaremos de que son los números reales y como forman parte esencial de nuestro lenguaje matemático, teniendo una amplia gama de aplicaciones en diversas disciplinas de las matemáticas. A continuación, exploraremos con mayor profundidad sus propiedades y su uso en diferentes contextos, así como su representación gráfica y su relación con otros conjuntos numéricos.

Tipos de números reales

Tal y como hemos visto, los números reales comprenden una amplia variedad de categorías que se clasifican en diferentes tipos, cada uno con sus propias características y propiedades distintivas. A continuación, se describen algunos de los tipos más relevantes de números reales:

  • Números racionales: Los números racionales son aquellos que pueden expresarse como el cociente de dos números enteros, donde el denominador no es igual a cero. Estos números pueden representarse en forma de fracción y tienen una expansión decimal finita o periódica. Ejemplos de números racionales son 1221​, −34−43​ y 0.60.6.
  • Números irracionales: Los números irracionales son aquellos que no pueden expresarse como el cociente de dos números enteros y tienen una expansión decimal no periódica e infinita. Estos números incluyen constantes como π y √2​. Su representación decimal es no repetitiva y no se puede expresar de manera exacta como una fracción.
  • Números algebraicos: Los números algebraicos son aquellos que son soluciones de ecuaciones polinómicas con coeficientes enteros. Esto incluye tanto a los números racionales como a algunos números irracionales, como √2​, que es la solución positiva de la ecuación x2−2=0.
  • Números Trascendentes: Los números trascendentes son aquellos que no son soluciones de ninguna ecuación polinómica con coeficientes enteros. Ejemplos famosos de números trascendentes son π y e.
  • Números computables: Los números computables son aquellos que pueden calcularse de manera efectiva mediante un algoritmo finito. Esto incluye la mayoría de los números racionales y algunos números irracionales que tienen una expresión decimal que puede calcularse con precisión en un número finito de pasos.
  • Números irreductibles: Los números irreductibles son aquellos que no pueden expresarse como el producto de dos números enteros distintos de uno y ellos mismos. Ejemplos de números irreductibles son los números primos, como 2, 3, 5, etc.

Utilidad de los números reales

La utilidad de los números reales se extiende a múltiples áreas de las matemáticas, desde la geometría y el álgebra hasta el cálculo y la estadística. En geometría, por ejemplo, los números reales se utilizan para representar longitudes, áreas y volúmenes, permitiendo la descripción precisa de formas y estructuras geométricas. En álgebra, los números reales son la base de las ecuaciones y las expresiones algebraicas, facilitando la resolución de problemas y la manipulación de variables desconocidas.

Además de su importancia teórica en las matemáticas puras, los números reales también desempeñan un papel crucial en aplicaciones prácticas en la vida cotidiana y en campos como la física, la ingeniería y la economía. En este sentido, se pueden usar para medir la distancia entre dos puntos, calcular la cantidad de dinero en una transacción financiera o realizar cálculos de precisión de materiales. Por ello, los números reales son una herramienta indispensable para cuantificar y comprender el mundo que nos rodea.

Propiedades y operaciones básicas

Las propiedades de los números reales son fundamentales para comprender cómo interactúan estos números y cómo se pueden manipular en diversos contextos matemáticos. Estas propiedades proporcionan reglas y herramientas que facilitan el trabajo con los números reales y permiten resolver una variedad de problemas matemáticos, como sucede a la hora de realizar una evaluación de matemáticas.

Una de las propiedades más importantes de los números reales es la propiedad de cierre bajo las operaciones de suma y multiplicación. Esto significa que cuando se suman o multiplican dos números reales, el resultado también es un número real. Por ejemplo, la suma de dos números reales siempre da como resultado otro número real. Además, los números reales cumplen con las propiedades conmutativa y asociativa para las operaciones de suma y multiplicación. Esto significa que el orden en que se suman o multiplican los números no afecta al resultado final, y que se pueden agrupar los números de diferentes maneras sin cambiar el resultado.

Por otro lado, otra propiedad importante a considerar es la propiedad distributiva, que establece que la multiplicación se distribuye sobre la suma. Esta propiedad permite simplificar expresiones algebraicas y descomponer operaciones complejas en pasos más simples.

En cuanto a las operaciones básicas, los números reales se comportan de manera similar a otros conjuntos numéricos. Se pueden sumar, restar, multiplicar y dividir de acuerdo con las reglas establecidas para estas operaciones. Por ejemplo, la suma de dos números reales se obtiene sumando sus valores numéricos, y, la multiplicación se realiza multiplicando sus valores numéricos. Estas operaciones básicas son la base para resolver ecuaciones, realizar cálculos matemáticos y entender conceptos más avanzados en matemáticas. Las principales excepciones de operaciones que pueden hacerse con números reales son:

  • No hay raíces de orden par, es decir, cuadradas, cuarta, etc., de números negativos en números reales
  • No se pueden dividir entre 0.
  • No se puede calcular el logaritmo de un número real negativo

Representación gráfica y orden

La representación gráfica de los números reales se realiza típicamente en una recta numérica, donde cada número real se asigna a un punto en la recta en función de su valor numérico. En la recta numérica, los números reales se distribuyen de manera continua a lo largo de la línea, con los números negativos hacia la izquierda del cero, los números positivos hacia la derecha del cero y el cero ubicado en el centro. Esta disposición proporciona una representación visual clara de cómo los números reales están ordenados.

El orden de los números reales se establece mediante la relación de «menor que» (<) y «mayor que» (>). Por ejemplo, si un número real a está a la izquierda de otro número real b en la recta numérica, entonces a<b, lo que significa que a es menor que b. Del mismo modo, si un número real c está a la derecha de otro número real d, entonces c>d, lo que indica que c es mayor que d.

Esta relación de orden entre los números reales permite comparar y clasificar los números en función de su valor numérico. Por ejemplo, se puede determinar fácilmente si un número real es mayor o menor que otro número real al observar sus posiciones relativas en la recta numérica.